Linfoma Anaplásico de Células Grandes
y los Implantes Mamarios

Si te estás planteando someterte a una cirugía con implantes de mama o bien ya estás operada y quieres informarte bien para hacerte el seguimiento más adecuado, este blog te va a interesar

Seguro que recientemente has oido hablar de esta rara entidad

¿Qué es? ¿Qué riesgo tengo de tener esta enfermedad? ¿Es grave?

Te lo contamos todo porque te mereces la mejor información y los mayores cuidados

protesis de mama
Linfoma Anaplásico de Células Grandes

EL cáncer de mama es una enfermedad que se produce cuando las células que recubren los conductos y los lobulillos, comienzan a crecer de manera anormal. Si las células malignas proliferan en los lobulillos, se denomina cáncer de mama lobulillar y si lo hacen en los conductos, se llama cáncer de mama ductal. No obstante, en la mama se pueden localizar otros cánceres que no se originan en los lóbulos o conductos mamarios. Se pueden dar variantes de cáncer como los linfomas, los sarcomas, los melanomas o lesiones malignas de piel, aunque su frecuencia es mucho más baja. También en la mama puede haber metástasis de otro cáncer, es decir, células malignas, que proceden de un cáncer que está fuera de la mama.

Menos del 0,5% de estos tumores de la mama corresponden al llamado Linfoma no Hodgkin. De forma general, estos linfomas mamarios son de células B (linfocitos B). No obstante, se han descrito algunos casos raros en el mundo de estos linfomas formados por células T (linfocitos T) en pacientes sin implantes mamarios.

El Linfoma Anaplásico de Células Grandes (LACG) es un raro tipo de cáncer linfático o linfoma no Hodgkin que se caracteriza por un crecimiento anormal de linfocitos T (células T) y la expresión de la proteína CD30. Puede afectar a una gran variedad de tejidos incluyendo la mama y que actualmente está englobado dentro de una amplia categoría de trastornos linfoproliferativos con un amplio espectro de comportamientos clínicos. Existen dos variantes de LACG, una el LACG sistémico con linfoadenopatías y afectación extranodal y otra el LACG cutáneo en la que la enfermedad está limitada a la piel. La histopatología del LACG no es uniforme. Ambas variantes expresan el marcador CD30, sin embargo existen diferencias en cuanto a la expresión del marcador ALK (proteína linfoma anaplásica kinasa). El 60-80% de los LACG sistémicos son ALK +, el resto son ALK-. La expresión o no de esta proteína va ligada al pronóstico de la enfermedad, teniendo las formas ALK+ un comportamiento pronóstico más favorable que las formas ALK-. Es precisamente la forma ALK-negativa la que se relaciona con los implantes mamarios.

El LACG asociado a implantes mamarios (Breast Implant-Associated Anaplastic Large Cell Lymphoma (BIA-ALCL)), consiste en la aparición de un LACG en una mujer portadora de implantes mamarios. La clave diagnóstica es la presencia siempre de células malignas infiltrando la cápsula periprotésica o en el líquido periprotésico. Se postula que el LACG se desarrolla a partir de los linfocitos que participan en la formación de la cápsula fibrosa que se forma alrededor del implante mamario como consecuencia de la reacción del organismo a un cuerpo extraño. Histológicamente el BIA-ALCL presenta la expresión del marcador CD30 y generalmente presenta una ausencia de expresión de la proteína ALK (ALK -).

Así, el LACG relacionado con implantes mamarios en la mayor parte de las ocasiones se podría afirmar que no se trata de un verdadero cáncer de mama sino de un Trastorno Linfoproliferativo relacionado con la cápsula periprotésica, ya que la cápsula periprotésica no forma parte del tejido de la glándula mamaria. El LACG relacionado con implantes mamarios en la mayor parte de los casos tiene una forma de presentación mucho menos agresiva que el LACG no relacionado con implantes, estando en la mayor parte de los casos confinado a la cápsula periprotésica. Es una enfermedad de comportamiento indolente y buen pronóstico.

Fue en enero de 2011 cuando la Agencia Norteamericana responsable de la vigilancia de medicamentos y dispositivos médicos (U.S. Food and Drug Administration, también conocida como FDA), emitió por primera vez un informe preliminar acerca de la posible asociación entre un raro tipo de cáncer linfático, el Linfoma Anaplásico de Células Grandes y las mujeres portadoras de implantes mamarios. Desde entonces, algunas informaciones publicadas en la literatura científica en los últimos años han sugerido una posible asociación entre los implantes mamarios y la muy rara aparición de un trastorno linfoproliferativo denominado linfoma anaplásico de células grandes (BIA-ALCL por sus siglas en inglés), sin que, a día de hoy, pueda establecerse una firme relación causal.

Síntomas del Linfoma Anaplásico asociado a implantes mamarios
Linfoma Anaplásico de Células Grandes e implantes mamarios

En el caso de instaurarse esta rara entidad clínica en pacientes con implantes mamarios, suele aparecer años después (al menos 1 año después de la cirugía) de su implantación en forma de seroma tardío persistente, sin otra causa que pueda explicarlo (infecciones, roturas de implante, traumatismos...) El seroma es una acumulación de líquido entre el implante y la cápsula periprotésica. Las pacientes que lleven menos de 1 año operadas, pueden manifestar seromas en el postoperatorio inmediato o más tardío sin que ello tenga ninguna relación con el Linfoma; lo cual no debe confundir. Si bien es "muy muy poco probable" que el seroma se deba a esta rara entidad, dada la situación actual que nos obliga a aclarar y recopilar estudios acerca de ella, deberemos iniciar un estudio clínico para descartarlo.

El Linfoma Anaplásico se origina de la cápsula periprotésica, por lo que no proviene de la glándula mamaria como tal. No es un Cáncer de Mama propiamente dicho. En el líquido del seroma se localizan estas células linfomatosas. Es por ello que el diagnóstico inicial pasa por una punción controlada ecográficamente para no dañar el implante y obtención de una muestra de este líquido para su estudio. Pese a no tratarse de un tumor exclusivamente de la glándula, no se puede descartar que en su evolución natural no pueda infiltrar el tejido mamario y aparecer clínicamente en forma de tumoraciones o masas palpables o extenderse a otras partes del cuerpo. Sin embargo, su pronóstico es muy favorable respecto a los casos de Linfomas mamarios no relacionados con los implantes y no se recomienda quimioterapia ni radioterapia cuando la enfermedad está limitada a la cápsula fibrosa que rodea al implante.

¿Conocemos sus causas?

A día de hoy, no hay certeza de la causa de este tipo de Linfoma en mujeres portadoras de implantes mamarios y los datos de que disponemos no permiten establecer que los implantes mamarios sean los causantes. Es necesario recopilar más datos mediante estudios prospectivos de cohortes (a largo plazo) para establecer la relación estadística y científica. Estos estudios se están realizando actualmente y debemos esperar para conseguir resultados definitivos.

Actualmente se postula que el LACG asociado a implantes mamarios, tiene un origen multifactorial, pudiendo estar relacionado con tres factores (tipo de implantes, base genética, y contaminación). Con relación al tipo de implante no existen datos suficientes para considerar si el contenido (silicona o suero salino) puede tener influencia demostrada. Tampoco existe una base sólida para considerar si la finalidad (reconstructiva o estética) pueda estar asociada a un mayor riesgo de LACG. No obstante, en los casos de LACG en los que se ha recogido la identificación del implante, sí que se ha encontrado que el LACG está asociado más frecuentemente con cierto tipo de implantes mamarios que tienen una cubierta texturada frente a los de cubierta lisa.

Dentro de las causas, en las últimas revisiones ha cobrado importancia la causa bacteriológica, en la cual se postula que la contaminación bacteriana pudiera producir una estimulación crónica de los linfocitos que favorecería el desarrollo de este problema. Debido a esta posible causa infecciosa es importante optimizar y priorizar las medidas de disminución de la carga bacteriana en el momento de la implantación, así como en las vías de abordaje y técnica quirúrgica.

Las autoridades sanitarias nacionales e internacionales continúan a día de hoy recopilando datos para aclarar en la medida de lo posible esta entidad clínica. No obstante, hay que recordar a las pacientes que su frecuencia es extremadamente baja y no está definida la relación causa-efecto entre su aparición y los implantes. De cualquier forma, el pronóstico de este proceso oncológico parece ser más favorable que el de los Linfomas de Células Grandes no asociados a implantes mamarios y lo normal es que con la retirada de los implantes y la cápsula esté controlado el proceso.

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) cuenta con una Comisión Interna, permanente y monográfica para el seguimiento del BIA-ALCL y la recopilación y análisis de dicha literatura. Esta comisión mantiene actualizados al respecto a los socios de la SECPRE y coordina su actividad con las autoridades sanitarias españolas. La última actualización sobre el BIA-ALCL es la publicada por la agencia gubernamental estadounidense Food and Drug Administration (FDA) el 21 de marzo de 2018. Con fecha de 6 de febrero de 2019, La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, máxima autoridad a nivel nacional para el empleo de medicamentos y material médico en España; ha publicado un protocolo clínico para la detección del Linfoma Anaplásico de Células Grandes (LACG) Asociado a Implantes Mamarios.

Resumiendo la información

Los miembros de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) somos los primeros interesados en la seguridad de nuestros pacientes y, por extensión, de todos los productos empleados en el ejercicio de nuestra profesión.

Nuestra actitud siempre ha sido la de emplear prótesis mamarias que cuentan con los controles y certificados pertinentes de las autoridades sanitarias nacionales y europeas.

Aunque la bibliografia y la evidencia científica existentes en el momento actual descartan la vinculación entre prótesis mamarias y la aparición de cualquier tipo de cáncer, la SECPRE seguirá con la máxima atención y responsabilidad la evolución de este proceso.

Ante todo caso de seroma sospechosos las últimas publicaciones científicas recomiendan tomar muestras de ese líquido y/o biopsia de cápsula periprotésica para su estudio anatomopatológico y proporcionar los datos necesarios que confirmen este proceso (cultivo, linfocitos T, marcadores CD30 y proteína ALK). En el caso de darse positivo el diagnóstico, es necesaria la explantación de las prótesis y la capsulectomía completa (extracción de la cápsula). A continuación, deberá instaurarse un tratamiento definitivo si fuera necesario mediante un abordaje multidisciplinar. No obstante, no se recomienda quimioterapia ni radioterapia cuando la enfermedad está limitada a la cápsula fibrosa que rodea al implante y se considera un proceso de buen pronóstico.

Los casos detectados en el mundo hasta el momento suponen una muestra mínima en relación al número de pacientes intervenidos. La Agencia Norteamericana (FDA) es conocedora de la situación desde el año 2011 y siempre ha emitido comunicados tranquilizadores, mostrando una postura de normalidad ante la evidencia de los datos registrados y no contraindicando el empleo de estas prótesis, como sí hiciera en el pasado ante otras circunstancias.

Hay una relación entre el Linfoma Anaplásico de Células Grandes y los implantes mamarios sin que se pueda establecer el número real de casos. Pero no se logra acuerdo acerca de las causas o factores de riesgo del Linfoma Anaplásico de Células Grandes. Lo que sí está claro es que el Linfoma Anaplásico de Células Grandes ALK-negativo que se presenta alrededor de los implantes mamarios es una enfermedad de escasa sintomatología y pronóstico favorable, totalmente distinto del Linfoma Anaplásico de Células Grandes ALK-negativo en su variante sistémica.

Es necesaria mayor y futura investigación sobre este problema para llegar a comprender su epidemiología, biología y aspectos clínicos.

Ante todo quiero transmitir tranquilidad. Hay mucha información en los medios y no toda es exacta desde un punto de vista científico

Los implantes mamarios llevan utilizándose desde hace muchos años y podemos seguir diciendo a día de hoy que son "muy muy seguros"

Pero hay que tener en cuenta que la Medicina y la Cirugía son una ciencia que está en continuo desarrollo. Esto nos obliga a estar al día en el conocimiento científico y analizar al detalle cada uno de nuestros tratamientos. Pues nuestro fin último es conseguir tu segurida y satisfacción

Marcos Martín Díaz MD PhD
Estudiaremos tu caso al detalle

Tenemos un protocolo específico
Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia de usuario y mostrarle la información adecuada gracias al análisis de sus hábitos de navegación
AceptoMás información