instagram Dr. Martín Díaz facebooklinkedin Dr. Martín Díaz 911123479
Conde de Aranda nº15
Dr MArtin Diaz
Cirugía de la mama
¿Te estás planteando someterte a una cirugía de mama?

¿Tienes muchas dudas sobre la calidad de las prótesis mamarias?

¿No sabes el volumen final de pecho que mejor te sienta?

Son preguntas muy habituales entre las mujeres cuando desean operarse el pecho. Podemeos planificar tu cirugía contigo

Mamoplastia de Aumento

El aumento mamario mediante implantes continúa siendo una de las intervenciones más solicitadas en nuestras consultas de Cirugía Estética. El mercado de los implantes mamarios se ha desarrollado a tal nivel en los últimos años que contamos con gran cantidad de formas, texturas, durezas, dimensiones y volúmenes. Hasta no hace mucho tiempo se elegía un volumen de implante y se introducía bajo la mama de la paciente para aumentar su tamaño.

La mama de la paciente tiene una forma, anchura, altura, proyección y consistencia características que debemos valorar y cuyo estudio nos llevará a elegir el implante más adecuado. Contamos con prótesis de última generación de forma redonda o anatómica, texturizadas y rellenas de gel cohesivo. Si queremos conseguir el mejor resultado, deberemos individualizar cada caso por separado y realizar un exhaustivo estudio antropométrico de la mama de la paciente. Sólo tendremos excelentes resultados si partimos de esta máxima: “una mujer, un implante”.

La mamoplastia de aumento es una intervención que debe realizarse mediante anestesia general. Precisa una noche de hospitalización y la recuperación es muy rápida. Las incisiones cutáneas se realizan en la mitad inferior de la areola o en el surco submamario para que la cicatriz pase desapercibida. El implante, por otra parte, se puede colocar debajo de la glándula o del músculo pectoral mayor y la elección de su localización se debe individualizar según el caso.

Mastopexia

También llamada elevación mamaria. Esta intervención se basa en ascender una mama caída como consecuencia del paso de los años, embarazos previos, etc. En algunos casos se emplea también para recoger la mama y darle un volumen que simule un “efecto prótesis”, readaptando todo el tejido mamario del que disponemos sin necesidad de colocar implantes. En otras ocasiones puede ser necesario el empleo de una prótesis si partimos de unas mamas demasiado “vacías” y con gran exceso de piel.

La intervención puede realizarse tanto con anestesia local, como sedación o anestesia general. Dependerá del grado de elevación que necesitemos. Las cicatrices también dependen de dicha elevación, pero siempre intentamos conseguir los mejores resultados con la menor secuela cicatricial posible.

Mamoplastia de Reducción

La reducción mamaria se emplea para corregir aquel pecho demasiado grande que ocasione problemas estéticos, sociales (dificultad para encontrar la ropa adecuada, práctica de deportes...) y funcionales (dolor de hombros y espalda, irritación de los surcos submamarios, marcas de los tirantes del sujetador…). Consiste en extirpar el tejido mamario que resulta excesivo, asociando un remodelado de la mama para conseguir una forma en el pecho más esbelta.

Se realiza mediante anestesia general y precisa de un día de hospitalización. Las cicatrices pueden variar según la cantidad de tejido a extirpar, pero suele ser necesario hacer una cicatriz alrededor de la areola y otra vertical. Si se precisa de más resección de tejido es posible que se necesite una cicatriz en el surco submamario.

Otras Cirugías Mamarias

Existen asimetrías mamarias más o menos severas que obligan a realizar un tratamiento individualizado para cada mama (aumento, mastopexia o reducción). Se trata de corregir formas y volumen para proporcionar la simetría de ambas mamas.

Las malformaciones congénitas mamarias tales como el síndrome de Poland (con ausencia parcial o total de una mama), mamas tuberosas (alteraciones del crecimiento de la mama) o defectos del complejo areola-pezón también pueden ser corregidas quirúrgicamente. En muchos casos la propia paciente desconoce tales alteraciones. Debemos saber diagnosticarlas para decidir el tratamiento más adecuado y efectivo.

Según la malformación congénita se realizarán unas u otras técnicas, pudiendo llegar a necesitar anestesia general y hospitalización sólo en los casos más complejos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia de usuario y mostrarle la información adecuada gracias al análisis de sus hábitos de navegación
AceptoMás información