instagram Dr. Martín Díaz facebooklinkedin Dr. Martín Díaz
Cirugía del Contorno Corporal
Dermolipectomía
cirugia-del-contorno-corporal

Con esta técnica quirúrgica se busca resecar aquellas zonas de piel sobrantes localizadas en algunas partes del cuerpo. Es un problema de exceso de piel fundamentalmente, aunque suele asociarse a excesos grasos localizados. Es muy frecuente que aparezca en aquellos pacientes que han experimentado una importante pérdida de peso, o bien, que por razones genéticas, tengan tendencia a acúmulos grasos muy localizados. Resulta muy frecuente, por ejemplo, en el abdomen tras los embarazos

Según dónde retiremos ese exceso cutáneo hablaremos de Abdominoplastia (abdomen), Braquioplastia (brazos) o Cruroplastia (cara internas de muslos). Puede ser necesario asociar plicaturas musculares que potencien y tensen la musculatura que hay debajo de ese tejido cutáneo extirpado. Nos ayudará a un mejor tono de la zona y los resultados finales llegan a ser excelentes

Suele ser necesaria la anestesia general salvo casos de mínima cirugía. La recuperación es muy rápida, aunque nos obliga a llevar una faja de compresión durante algunos días. Faja que, por otro lado, al paciente le suele resultar cómoda y confortable

Las cicatrices se disponen en zonas muy ocultas y quedan perfectamente tapadas

Liposucción / Lipoescultura

Es también una de las cirugías más solicitadas por las pacientes. En este caso y, a diferencia de las dermolipectomías, se trata de eliminar el exceso de aquellos acúmulos grasos localizados. La liposucción no hay que entenderla como un método de adelgazamiento, sino que busca rebajar zonas con excesiva grasa localizada y antiestética respecto al resto de la superficie corporal. En el caso de las mujeres, las zonas características a tratar son el abdomen, caderas, glúteos, muslos o rodillas, entre otras. En los hombres es más característica la localización en abdomen y espalda. Sin embargo, podremos realizarla en cualquier parte del cuerpo donde aparezcan esos característicos acúmulos grasos (papada, tobillos, brazos…)

La técnica consiste en hacer pequeñas incisiones (de no más de 5 mm) e introducir cánulas de liopoaspirado cuyo diámetro oscila entre 3, 4 y 5 mm y que van rebajando de forma homogénea el exceso de grasa en las zonas elegidas. Se asocia una liposucción profunda con otra más superficial, cada una en la proporción adecuada. Así se consigue rebajar los acúmulos sin que queden irregularidades artificiales. En ocasiones es necesario rellenar algunas zonas del cuerpo con parte de esa grasa obtenida (es lo que se conoce como lipo-filling o técnica de Colleman). Esta última técnica es muy apropiada para el tratamiento de posibles secuelas de liposucciones previas donde se extrajo demasiada grasa y quedaron zonas hundidas irregulares. Asimismo, también es idónea para reafirmar o aumentar el volumen de los glúteos sin necesidad de colocación de implantes.

La liposucción se suele realizar con anestesia local y, en ocasiones, asociada a una sedación. Esto permite el tratamiento ambulatorio sin necesidad de ingreso. Sólo en casos de liposucciones que impliquen muchas zonas del cuerpo podemos realizarla con otros tipos de anestesias tales como la epidural o general.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia de usuario y mostrarle la información adecuada gracias al análisis de sus hábitos de navegación
AceptoMás información